¿Una GATA EMBARAZADA puede estar en Celo? – Un enigma poco frecuente

Existen casos donde los propietarios aseguran que sus amigas peludas embarazadas muestran síntomas relacionados con el celo, pero ¿Una gata embarazada puede estar en celo?, ¿Es realmente eso posible? Estos casos son verdaderamente extraños porque los síntomas de ambos estados son divergentes, y físicamente hablando es casi imposible.

Es importante mirar con detenimiento a nuestra minina para saber si existe una anomalía durante las primeras semanas de gestación, porque la felina es propensa a múltiples riesgos durante los primeros días del embarazo. Si en medio de ese proceso, notamos que ciertas señales del celo se hacen presente, es necesario que vaya al médico veterinario porque en definitiva no es normal que esto ocurra, sin embargo, algunos expertos y conocedores del mundo de la reproducción animal, le han encontrado una posible causa a esta anomalía.

También puedes leer: 3 Recomendaciones médicas para saber “a qué Edad se debe ESTERILIZAR UNA GATA”

Una gata embarazada puede estar en celo: ¿Es esto posible?

Si notas que tu minina tiene síntomas alusivos al celo cuando está preñada, es normal que te preguntes si una gata embarazada puede estar en celo, pero físicamente la respuesta es no. Algunos expertos han encontrado una pequeña explicación que puede responder a esta incógnita, ocurre que luego de dos semanas de estar preñada, la gata aún se puede mostrar receptiva a los machos, porque su cuerpo tiene la capacidad de tener gatitos de machos distintos en aras de obtener una mejor genética.

Estos casos no son muy frecuentes, por ende debemos llevar a nuestra mascota al veterinario para confirmar si la gata está embaraza y si los gatitos se encuentran bien.

Minina embarazada

4 Síntomas que indican que una gata está en celo

Es relevante conocer aquellos indicadores que confirman que una gata está en celo,  de esta forma podremos estar atentos a los procesos reproductivos de nuestra amiga peluda. Por lo general, las gatas entran en celo en función a la duración del día y las estaciones, en el hemisferio norte, el ciclo de las mininas va de enero a septiembre, seguidamente tienen un periodo de inactividad sexual durante tres o cuatro meses. Sin embargo, actualmente existen criaderos de gatos domésticos de determinadas razas, los propietarios han modificado y perfeccionado las viviendas para proporcionarle a las gatos el ambiente adecuado para que el ciclo se celo se extienda durante todo el año y las condiciones climáticas no sean una limitante.

La etapa en la cual la gata llama la atención de los machos se denomina proestro y estro, esta fase dura entre seis y doce días, en ellos la gata experimenta múltiples cambios en su comportamiento y destacan los siguientes:

  1. Aumentan los maullidos:

Las gatas maúllan más fuerte durante el celo, el sonido pasa de ser agudo y tierno a gemidos graves, además la frecuencia con la cual los realizan también incrementa.

  1. Se frotan contra todo:

Este es quizás uno de los indicativos más relevantes, las mininas acostumbran a frotarse contra todo, utilizan la cabeza y el cuello para frotarse contra el suelo, las piernas del propietario, los muebles o cualquier otro objeto.

  1. Se arquean con regularidad:

Las gatitas se arquean y se contorsionan por el suelo durante el celo, casi siempre están muy agitadas y realizan muchos movimientos con sus patas.

  1. Levantan y mueven las colas:

Las gatas en celo levantan y agitan sus colas para atraer a los machos, de igual forma se frotan contra ellos y pueden mostrarse más afectuosas.

También puedes leer: ¿Una Gata Operada puede Entrar en Celo? – 3 Causas que lo explican todo

5 Síntomas del embarazo en una gata

Existen varios síntomas o señales que indicarán que nuestra amiga peluda está embarazada y traerá al mundo una nueva camada de gatitos, durante las primeras semanas la minina tendrá cambios considerables en sus hábitos y en su comportamiento.

  1. La gata abandonará el celo:

El abandono del celo es el primer indicativo, notarás que la felina cesa en el comportamiento afectuoso con los machos, estarán mucho más tranquilas, mientras que los maullidos ya no serán tan fuertes como antes.

  1. Las mamas se hinchan:

Cuando una gata está embaraza sus mamas comienzan a hincharse y los pezones adquieren un tono rojo intenso, cuando notes este cambio ya sabrás que tu gatita tendrá nuevos felinos.

  1. Tienen episodios de vómitos matinales:

Durante las primeras semanas del embarazo, es normal que las gatas presenten episodios de vómitos matinales. Algunas mininas incrementarán sus ganas de comer, mientras que en otras el apetito disminuye.

  1. Cambian de humor:

Durante el celo, vemos a las gatitas alegres y juguetonas, una vez que quedan preñadas, notarás un cambio drástico en sus conductas, las mininas pasan de ser cariñosas a desinteresadas, pierden el interés por jugar, se vuelven solitarias y en algunos casos se ven tristes, sin embargo no hay que preocuparse por estos cambios porque son totalmente normales.

  1. La barriga comenzará a crecer:

Al cabo de unas semanas, notarás como la barriga de la gatita comenzará a crecer, por lo general esto ocurre después de las cinco semanas de embazo, la barriga de la felina continuará aumentando su tamaño hasta que dé a luz.
Gatita preñada

Fases del embarazo de las gatas

  • Un embazo puede durar entre 63 y 65 días, sin embargo hay excepciones, algunos embarazos oscilan entre 58 y 70 días. Durante los primeros días es complejo notar que las gatas están preñadas, sin embargo, con el transcurrir de las semanas los cambios se van haciendo más notorios.
  • A partir del día 14 o 15, los veterinarios ya pueden observar los embriones con ayuda de ecografías, incluso pueden escuchar los corazones de los nuevos gatitos.
  • Para el día 43 ya pueden apreciarse los esqueletos de los gatos en radiografías, sin embargo los expertos no recomiendan este método para hacerle seguimiento al embarazo porque expone a la gata y el desarrollo de los gatitos a radiaciones innecesarias.
  • En los últimos días del embarazo, la gatita comenzará a preparar el nido para la llegada de sus criaturas, básicamente buscan un sitio apartado y tranquilo, donde se sienta protegida y segura.

Felina preñada

La llegada de los gatitos

Después que las gatitas entran en parto, dan a luz a las crías bastante rápido y sin mayores esfuerzos, solo hacen una pequeña fuerza a nivel abdominal para expulsar a los gatitos, la gata no emite maullidos fuertes cuando trae al mundo una cría. Ellas mismas limpian al pequeño, cortan el condón umbilical y se comen la placenta, todo esto sin la intervención de un humano. Posteriormente alimenta a los mininos con su leche.

Si ocurre una complicación durante el parto, es decir, que la minina está haciendo mucho esfuerzo para parir y no nace ninguna cría, segrega flujos vaginales negros y malolientes, el veterinario debe intervenir pronto porque esto no es normal, él se encargará de tomar las medidas necesarias para que la minina continúe con el alumbramiento sin complicaciones.

La alimentación de la gata durante y después del embarazo

La gata necesita una alimentación apropiada antes, durante y después del embarazo, a fin de proporcionarle a los gatitos los nutrientes que necesita para el desarrollo de cada uno, sin olvidar los requerimientos que el cuerpo de la minina necesita para estar sana. Existen dietas elaboradas para la gestación y la lactancia, estos alimentos pueden ser encontrados en los supermercados a precios accesibles.

En definitiva si tienes dudas acerca si una gata embarazada puede estar en celo, porque tu felina presenta síntomas extraños, es necesario que acudas con el veterinario de confianza, si la minina está embarazada, pues disfruta de esta etapa junto a tu mascota.

También puedes leer: ¡Mi Gato Tose Bolas de Pelo! – 5 Tipos de tos más comunes en gatos

Deja un comentario