✅ Señales de alerta en la salud de nuestros gatos que debemos atender

El estado de bienestar de nuestra mascota felina, se conoce por el dinamismo que despliega en todas sus actividades cotidianas; no obstante, existen señales de alerta en la salud de nuestros gatos que debemos detectar a tiempo para ayudarlos a sanar.

Con esta idea, tenemos que estar pendientes de su comportamiento afectivo y físico, puesto que ambos componen la salud integral de nuestras mascotas. En consecuencia, hemos divido este post en dos segmentos sobre las señales de alerta en la salud de nuestros gatos tanto corpórea como actitudinal.

Signos de malestar corpóreo en nuestros gatos

El gato está expuesto a muchos  factores que pueden ocasionarle malestares en todo su organismos, no obstante expliquemos los más frecuentes para prevenir complicaciones mayores.

  1. El gato vomita.

Acá está comprometido el sistema gastrointestinal del gato, por razones víricas, parasitarias, alérgicas y otras más graves como intoxicaciones, neoplasias y obstrucciones.

sistema gastrointestinal del gato

En el caso de las primeras razones que provocan el vómito en tu mascota, puedes ayudarlo en tu propia casa, mientras que, si persisten los síntomas debes acudir al veterinario, para prevenir tempranamente el desarrollo de una enfermedad fatal para la mascota.

El gato puede vomitar sus bolas de pelos, o un pienso descompuesto que le produce indigestión, mientras estos vómitos sean por esa causa, no te preocupes, si se quiere, el vómito resulta ser una respuesta saludable del organismo.

De lo contrario y si se complica con otros síntomas, hay que preocuparse y activarse con otras estrategias de sanación para ayudar al gato.

  1. Sufre de diarrea mi mascota

La diarrea es un síntoma importante que no debemos descuidar, para evitar que nuestro gato se deshidrate rápidamente ya que, en cada deposición expulsa muchos líquidos.

Cuando esto ocurre, está afectado el sistema intestinal y puede ser tratado en casa con ayuno de un día y el consumo de agua o caldo. Si la diarrea continua, y tu gatito comienza a tener fiebre, vómito, pérdida de apetito y peso debes acudir a tu médico de confianza.

Recuerda que el vómito y la diarrea son señales de alerta en la salud de nuestros gatos, sobre enfermedades graves como el parvovirus felina, o moquillo como se le conoce también, y el síndrome de inmunodeficiencia felina.

  1. La caja de arena permanece limpia.

Si descubres que la caja de arena de tu mascota está limpia, resulta que sus deposiciones no las ha realizado y puede estar sufriendo de cistitis u obstrucción intestinal.

Esta señal, es importante detectarla a tiempo para evitar que sea fatal para tu gato, puesto que, en el caso de una cistitis, además de ser muy dolorosa para el animal, la uretra de los machos es muy estrecha y, cualquier coagulo, sedimentación o inflamación puede romper la vejiga.

Además, pueden fallar los riñones o sufrir de un infarto puesto que viajan en sangre sustancias toxicas que deben ser expulsadas a través de la orina.

Por otro lado, si el gato no defeca a pesar de haberle dado hidratación y variar su pienso, es hora de llevarlo al veterinario para que realice radiografías o ecografías para saber qué le afecta.

  1. Mi gato duerme mucho

Que las mascotas gatunas duerman, es una condición normal e invierten para el descanso entre 12 y 15 horas diarias, repartidas en varias sesiones; sin embargo, si están más tiempo de lo habitual, es señal de que algo les pasa.

En consecuencia, tu gato puede estar sufriendo de anemia, razón que le impide estar contento y ágil cuando no está durmiendo. Otras señales de esta enfermedad, puedes saberlas si ves sus ojos tristes; su boca y lengua resecas y pálidas. Además pueden presentar sangre en sus heces.

Mi gato duerme mucho

Otra de las razones por las que tu gato duerme mucho es una lesión grave, ocasionada por una caída, golpes o arrollamiento leve. En estos casos, debes sacarlo de su cama y tocarlo para constatar que no haya fracturas o heridas externas que le estén impidiendo moverse.

Por otra parte, debes estar atento a su maullido. Ya que las heridas pueden ser internas con derrames que le ocasionan una complicación grave.

  1. El pelaje de mi gato no tiene brillo.

Si te has fijado que el pelaje de tu gato carece de brillo, se le cae o tiene algunas manifestaciones extrañas, es probable que estén ocurriendo alergias en la piel, o esté siendo atacado por hongos.

Entonces, lo primero es determinar qué tiene el gato en su pelaje, para evitar contagios a otros animales e incluso a los miembros de la familia. Este es el caso de la tiña, una infección  cutánea altamente contagiosa producida por hongos.

Acá los síntomas son la aparición de costras en la piel y la producción de un olor desagradable. Lo recomendable es, acudir al veterinario para que detenga esta infección, que se expande velozmente hacia otras zonas del cuerpo del gato y hacia otros animales y personas.

Por otra parte, si el pelo de tu gato no tiene brillo, debes revisar la calidad del pienso que le ofreces a diario. Tal vez, estés dándole una de poca calidad y no está recibiendo los nutrientes que necesita. Si bien es cierto que un pelaje brillante es muy bonito, no menos es la alimentación.

Señales de alerta en la salud de nuestros gatos

Las causa de malestar en nuestros gatos, no solo provienen de factores tangibles, sino de circunstancias emotivas que afectan los estados de ánimos en nuestras mascotas, y éstas tienen reacciones que merecen ser atendidas para mantener una sana convivencia.

Por eso, detrás de un comportamiento no habitual del gato hay un factor emotivo desencadenante, entre ellos, vale la pena saber si:

  1. Mi gato está temeroso

Es probable que tu gato haya cambiado se manera afable de ser contigo, y ahora muestre síntomas de temor y un poco de agresividad. En estos casos, hay que recordar si fuiste muy severo al momento de llamarle la atención o lo confinaste en un cuarto para castigarlo.

En ambos casos, el gato puede reaccionar de manera agresiva o con muestras de temor hacia ti. Si esta situación se prolonga en el tiempo el gato puede sufrir graves trastornos en su comportamiento habitual, llegando a dejar de comer y faltar a sus normas domésticas.

Otros factores desencadenantes de temor, son los sonidos bruscos, llegarle por detrás al animal y quererlo agarrar o tratarlo de asustar. En todos estos casos, se le ocasiona a nuestra mascota un estado de estrés muy fuerte que afecta su vida emocional.

  1. Las emociones humanas se transmiten a los gatos

A nuestros gatos, les importan sus acompañantes humanos más de lo que imaginamos. Por esta razón, los sentimientos y emociones que estemos viviendo en un momento dado, también afectan a nuestras mascotas.

En este sentido, si nuestro gato presenta síntomas de anorexia sin razón física aparente, es probable que tenga tristeza, la misma que puede estar padeciendo su dueño por algún motivo.

  1. Mi gato araña, orina y defeca fuera de lugares habituales.

Descartadas las posibilidades de sufrir una enfermedad de las vías urinarias e intestinales, es muy probable que nuestra mascota sufra de estrés.

Esta señal de alerta, nos indica que está pasando algo severo alrededor de nuestro gato que le induce a hacer cosas fuera de lugar, olvidando sus normas de convivencia y aseo.

Mi gato araña, orina y defeca fuera de lugares habituales

Si el estrés no disminuye, o si la situación afectiva que lo desencadena no varía, los gatos incrementarán un comportamiento no habitual que puede convertirse en enfermedades fatales, puesto que su sistema inmune se mantiene acosado y disminuye drásticamente, creando las condiciones para una grave enfermedad.

Como pudiste apreciar, existen señales de alerta en la salud de nuestros gatos que nos indican que algo afecta negativamente a nuestro compañero gatuno, razón por la cual, debemos avocarnos a solucionar lo antes posible, para garantizarles unos años de vida amorosos y saludables.

Deja un comentario