6 Lugares para Acariciar a un Gato y Evitar que te Muerda

A pesar que los gatos son animales independientes, también necesitan muestras de afecto de nuestra parte y qué mejor que unas buenas caricias para hacerlo. Existen lugares para acariciar a un gato, en estos puntos se ubican las glándulas odoríferas, órganos que segregan olores y cuando el gato esparce su aroma por toda la casa o en su dueño, se siente a gusto y feliz, por tanto es vital saber dónde vamos a acariciar a nuestro felino.

Te recomendamos leer: 8 Consejos para tener un gato en un departamento ¡Toma nota!

Pero también es necesario conocer los lugares para acariciar a un gato porque de lo contrario el felino podría atacar si lo tocamos bruscamente o lo tomamos por sorpresa, si lo haces puedes estar seguro que solo recibirás una mordida o un arañazo.
Mininos consentidos

6 Lugares para acariciar a un gato ¡Toma nota si no quieres un arañazo!

Si quieres evitar una mala reacción del minino, has de localizar los lugares para acariciar a un gato, existen puntos estratégicos que te ayudarán a acariciarlo y hasta mejorar la relación entre ambos.

  1. La cabeza:

Para empezar a acariciar al gato puedes hacerlo por la cabeza, con la yema de los dedos haz movimientos circulares de adelante para atrás, puedes repetir el masaje cuantas veces quieras, porque al minino le encantará y se relajará.

  1. Las orejas:

Entre los lugares para acariciar a un gato también están las orejas, después que acabes con la cabeza, puedes ir a la parte trasera de las orejas y hacer un movimiento similar como si estuvieras rascándole, debes hacerlo muy suave para no alterar a tu mascota. Si haces el movimiento adecuado con la intensidad correspondiente, el gato cederá y permitirá que lo acaricies en otras zonas.

  1. El cuello:

Luego de las orejas puedes bajar al cuello con movimientos suaves y recorrer toda la zona con las yemas de los dedos. El gato puede relajarse tanto que puede tirar su cabeza hacia delante o hacia atrás para que continúes con las caricias.

Te recomendamos leer: Alimentos venenosos para gatos: 6 Plantas peligrosas para felinos

  1. La cola:

Para el gato la cola es fundamental, con ella el cuerpo mantiene la estabilidad y el equilibrio, además puedes descifrar su estado de ánimo o cómo se sienten con solo observar los movimientos que realizan con ella. Si deseas acariciar la cola del gato, no la tomes por sorpresa ni inicies la caricia por allí, debes comenzar desde el cuello para que el minino vaya respondiendo a los estímulos progresivamente.

  1. La barbilla:

La barbilla también se encuentra entre los lugares para acariciar a un gato, puedes usar tus uñas o los dedos para frotar la zona con movimientos suaves. A los gatos les fascinará un masaje en la mandíbula, justamente donde se une con el cráneo.

  1. Las mejillas:

Acariciar las mejillas de tu gato también es una buena opción, el lugar más indicado es detrás de los bigotes, puedes estar atenta a los movimientos de las vibrisas, si estas giran hacia adelante, indica que el masaje o la caricia le está gustando.
Gatitos siendo acariciados

6 Consejos para acariciar a los gatos

No todos los gatos reaccionan de la misma manera al momento de acariciarlos, por lo general los gatos salen corriendo o muerden cuando los acaricias, pero esto se debe a que la mascota es la que decide en qué momento desea la caricia y esto debemos respetarlo para que el minino se sienta a gusto, confortable y tranquilo.

  1. Sé paciente:

Los gatos son animales desconfiados, así que si tu mascota es nueva en casa no se dejará acariciar tan fácil, necesitas ser paciente hasta que el minino ceda y te dé la oportunidad de compartir un gesto con él.

  1. Deja que tu mascota se te acerque

Si el felino quiere tu atención se encargará de hacértelo saber, por tanto no te esfuerces gastando tus energías, deja que el minino se acerque a ti, él realizará un gesto solicitando tu atención, por lo general te olfateará para sentirse cómodo contigo. Seguidamente puedes extender la mano hasta su nariz para que pueda olerte.

Pero si el gato no demuestra interés en la mano o desvía la mirada, puede que no sea el momento de una caricia, puedes intentarlo en otro momento cuando el felino esté de humor, ya que el estado de ánimo del gato influye en sus relaciones con los humanos.

  1. Reconoce las señales:

Además de olfatear, los gatos suelen apoyar sus cabezas en los dueños para pedir atención, apenas tu mascota haga esto, debes reconocer de inmediato que el minino necesita un poco de ti, alguna caricia o un mimo. Si te encuentras muy atareado, por lo menos extiende la mano y regálale una pequeña caricia para que sepa que para ti él es importante y no lo estás ignorando.

  1. Si sube a tu regazo ¡Acarícialo!

Si el gato no cumple con ninguno de los pasos previos y solo sube a tu regazo, no lo rechaces, al contrario, aprovecha el momento para acariciarlo y consentirlo. Los gatos acuden a los humanos porque les proporcionan calor, y para ellos, descansar entre tus brazos es muy reconfortante, allí puedes mirar los lugares para acariciar a un gato e iniciar con los mimos.

  1. Aprovecha cuando esté de costado:

Un momento perfecto para acariciar al gato es cuando está de costado, puedes tocarlo suavemente con la mano y hacer movimientos de arriba hacia abajo, el gato ronroneará o maullará si las caricias le agradan.  

  1. Te dará claras señales cuando ya no quiere más caricias:

El gato te indicará cuando ya no desea que lo acaricien, algunos movimientos y masajes repetitivos pueden resultar molestos para ellos y si no estás atenta a las indicaciones, podría terminar arañándote o mordiéndote. Algunas de estas advertencias son:

  • La cola crispada
  • Siseos o gruñidos
  • Movimientos inquietos
  • Las orejas se aplastan contra la cabeza
  • Las pupilas se dilatan
  • Golpea la cola contra el suelo

Si observas alguna de estas, es tiempo de cambiar el movimiento o dejar al minino tranquilo.   
Felinos agradados

3 Cosas que debes evitar cuando acaricias al gato

  1. Evitar palmear al gato:

Los gatos no esperan recibir los mismos tratos que los perros, el palmear a un animal se vincula mucho más con los perros que con los gatos, así que realizar esto con un minino quizás no es la mejor opción. Hay gatos que les es agradable el movimiento, sin embargo muchos no están acostumbrados y no les gusta en lo absoluto.

  1. No les toques el vientre:

Puede que un gato gire y exponga su vientre, pero no creas que esto es una invitación para que lo acaricies en esa zona, como puede ocurrir con los perros, a los gatos no les agrada para nada que les toquen el vientre, esto se debe a que es una zona vulnerable, allí se ubica el estómago y otros órganos vitales. Si le tocas el vientre a un gato es muy probable que te muerda o te arañe, así que evita esto a toda costa.

  1. Toca sus patas con mucho cuidado:

Los felinos son muy delicados con sus patas, te recomendamos que no las toques o juegues con ellas a menos que conozcas a tu mascota y sepas que eso le agrada. Si deseas experimentar, debes comenzar con movimientos muy suaves en otras partes del cuerpo e ir bajando hasta llegar a los miembros inferiores, puedes pedirle permiso para tocar sus patitas y dependiendo de la reacción del minino, utiliza uno o dos dedos para hacerlo y de la forma más delicada posible.

Te recomendamos leer:  ¿ El atún es bueno para los gatos?: 6 Razones que te harán cambiar de parecer

 

Deja un comentario