Cuánto dura la memoria de un gato ✅ Claves para su entendimiento

La convivencia con los gatos ha originado una intensa admiración por su forma de comportarse, de allí que sus dueños se pregunten cuánto dura la memoria de un gato, porque son inteligentes y recuerdan las normas, los nombres, los lugares otros ambientes y circunstancias.

Nuestras mascotas gatunas parecen que nos entienden, y nos sorprenden con sus reacciones, como si supieran lo que pasa. Tal vez por eso, no estamos lejos de lo que nos dice nuestra intuición, porque la memoria de un gato se mantiene activa todos los días en la convivencia con humanos y con su misma especie.

Al respecto, las investigaciones y experimentos realizados con los gatos, indican que su memoria es a corto plazo; no obstante, se han documentado situaciones en las que el gato recuerda a sus dueños mucho tiempo después de haberlos dejado de ver.

el gato recuerda a sus dueños

Cómo aprenden y memorizan los gatos

En principio, los gatos aprenden por contacto de su madre y hermanitos, las primeras lecciones son adquiridas a través del contacto piel a piel, ya que no ven ni escuchan de recién nacidos.

Luego, a las dos semanas ya tienen activos su visión y oídos, lo que les permite reconocer el maullido de su madre, el de sus hermanitos, el de los humanos alrededor y el suyo. En consecuencia, van almacenando información en su memoria que les permite ir desarrollando su comportamiento.

En esta etapa comienzan a imitar a su madre  también a recibir las normas de comportamiento en casa; es decir, a usar su arenero, comer en sus platos, reconocer el lugar donde dormir, cuáles son sus juguetes, entre otras reglas de convivencia.

Entonces, los gatos van memorizando día a día el horario de comida, su nombre y las primeras palabras que atenderán con frecuencia. Por eso, cuánto dura la memoria de un gato, solo es posible medirla con situaciones cotidianas y algunas de impacto real en su vida.

Al respecto, la memoria de un gato medida cotidianamente dará resultados positivos, ya que siempre la rutina le llevará a recordar el comportamiento que se espera de ellos. Esta memoria a corto plazo o cotidiana será afectada con la vejez.

Dicho estas orientaciones generales, a tu mascota felina puedes inducirla a  aprender y recordar a través acciones y reacciones motivadoras que condicionen su memoria, entre ellas están

  • Juegos educativos

La memoria de tu gato se fortalecerá mientras juega contigo a la cuerda y el corcho. Este juego, le permitirá consolidar sus estrategias de ataque y búsqueda frente al corcho u objeto con el que juegues. Esta actividad la recordará cada vez que vea la cuerda y el objeto; entonces se dispondrá a jugar y a descargar mucha energía.

La capacidad de aprendizaje del gato

Otro juego que estimula su inteligencia y habilidad, es el juego de la pelota. Con ella puedes enseñarle a buscarla al aire libre, y sobre todo hallarla en lugares donde la puedas esconder.

Verás cómo tu gato comienza a desplegar estrategias para sacar la pelota de una caja, tubo o rincón donde la metas. Prueba con este juego y observa como memoriza la forma en que obtuvo su pelota.

  • Órdenes educativas

Desde que están recién nacidos escuchan voces y sonidos que les orientan sobre su alrededor. En este sentido, tus mascotas comienzan a memorizar su nombre y palabras como ven, sal, no, sube, abajo, aquí, allá, bravo, sí,  entre otras órdenes que al escucharla recuerdan cómo deben reaccionar.

Nunca los agredas con palabras y gestos, porque también memorizan las acciones de violencia y pueden reaccionar de la misma forma. Entonces, evita golpearlos, lanzarle objetos, gritarlos, apretar su cara, tocarlos a contra pelo porque se sienten mal y pueden no reaccionar bien.

Si tu mascota no atiende las órdenes, procura ignorarlo y cuando se te acerque recuérdale el comportamiento incorrecto, para que tu minino se de cuenta sobre qué es lo que no debe hacer.

Repite esta actuación y te darás cuenta que te entendió, memorizó y no hará más un comportamiento indebido.

  • Memoriza y aprende observando

La capacidad de aprendizaje del gato, puede considerarse una medida de memoria. En estos casos, el gato aprende sin instrucciones directas del dueño. Y es fantástico cada vez que te muestran comportamiento aprendidos de forma autónoma.

Seguro que te has fijado  que tu gato sabe abrir la puerta del cuarto, sabe sujetar el borde con su patita y tira de ella para abrirla. Este comportamiento lo aprendió observándote sin que te dieras cuenta.

Otras veces, puedes consensuar con tu mascota el lugar de salida y entrada de la casa. de allí que puedes indicarle la ventana por donde salir y entrar. Lo comprenderá y memorizará de tal forma, que te evitarás que rompa los vidrios para intentar salir o entrar a casa.

Cuánto dura la memoria de un gato

Si lo que aprende se considera una medida de su memoria, el gato aprende toda la vida. Por su puesto, mucho más cuando están jóvenes. No obstante, cuando envejecen también aprenden a comer nuevos alimentos y tener comportamientos acordes a su capacidad de reacción.

el gato aprende toda la vida

La memoria tiene muchas formas de ser medida, entre ellas su capacidad de aprender. Si esto es así tendrá memoria siempre porque puede recordar a fuerza de práctica diaria todas sus respuestas.

Ahora, si el gato ya no está en el ambiente donde aprendió ciertas normas, puede que no las manifieste; pero, si se presenta una situación similar a la que favoreció el aprendizaje, la recordará y se expresará la conducta memorizada.

En este sentido, se han registrado casos en los que las mascotas dejan de ver a sus dueños y comparten vida con otras personas; pues resulta que, cuando se reencuentran con sus dueños originales, las reacciones del gato demuestran que memorizó sus voces, olores, el contacto con la piel, la forma de acariciarlo y otras.

De allí que, cuánto dura la memoria de un gato dependerá de la forma en que se hace manifiestan sus recuerdos.

El gato memoriza lo que quiere

El gato memoriza lo que quiere y lo exterioriza cuando mejor le parece, dada la autonomía que tiene para sobrevivir.

En este sentido, nuestro gato doméstico memoriza muchas de nuestras normas y las conoce muy bien, solo que en ocasiones, a pesar de que le des las voces de órdenes él no te atiende, o lo hace cuando quiere. Por ejemplo, llamarlo y no te atiende, buscarlo para jugar y no se estimula, es una señal no de olvido, sino de selección.

En otras palabras, tienen la capacidad de elegir, decidir qué es lo que van a hacer en un momento determinado. A eso también le podemos llamar memoria, porque sin desconocer las voces de órdenes, deciden en forma autónoma qué hacer.

La medición correcta de la memoria en nuestros gatos

Pretender medir la capacidad de memoria de nuestros gatos por la de nosotros es un error, dado que sus estructuras cerebrales son distintas; así como su modo de vida y tiempo vital.

De este último, vale recordar que con tan solo 7 años ya son adultos y que su tiempo vital está entre 12 y 15 años; por lo que es incomparable con nuestra capacidad de memoria, e inclusive con la de otros animales domésticos.

Es probable que, al igual que otras de nuestras mascotas, aprendan palabras y órdenes, pero su instinto gatuno y herencia felina, en nada se parece a las demás mascotas.

Finalmente, cuánto dura la memoria de un gato, dependerá de los criterios con que se mida. Mientras tanto, disfruta a tu gato con sus juegos y dándole mucho cariño y respeto.

Deja un comentario