¿Qué significa el bufido del gato? Anota estos 3 importantes aspectos

Puede que muchas veces asuman este sonido emitido por nuestros gatitos, como un gruñido y no estás mal, pero lo ideal es llamarle bufidos. El bufido del gato es una especie de mecanismo de defensa nada extraño en los felinos  y por tanto parte de su naturaleza. Los gatos lo utilizan cuando se sienten amenazados por un factor externo, mayormente cuando están ante la presencia de otro animal.

Quizás no sea raro oír el bufido del gato si tienes otras mascotas, ya sea otro gato o quizás un perro, estos últimos por ser más grandes suelen poner a nuestro felino en un estado de tensión y alerta es por ello que, aunque el perro solo quiera jugar, el gato de a momento puede no entenderlo y alejarse rápidamente emitiendo un bufido muy similar a un siseo.
Gato amenazado

El bufido del gato es lo más común cuando este se siente intimidado acompañado del erizar de la mayor parte de su pelaje y una retracción de su cuerpo para elevar el torso y visualmente parecer más grueso y más alto frente a su hipotético adversario. Un dato curioso de esto, es que el gato puede adoptar esta posición por mucho tiempo sin retroceder o avanzar, de hecho, son pocas las veces en que los gatos se enfrentan cuerpo a cuerpo con otro animal, a menos que el otro avance primero.

Lo que emocionalmente experimenta el gato ante una situación de este tipo, es una mezcla entre miedo y molestia, que cuando alcanzan un nivel importante de tensión el sonido se acompaña de olor que emite el felino y un chasquido producido con su lengua que se acompaña de un aire caliente. Esto quizás sea difícil de notar por el amo, pero el animal que esté frente a él lo percibirá como una clara señal de advertencia.
Felinos bufando

3 Aspectos importantes que debes tomar en cuenta del bufido del gato y otros sonidos

  1. Es necesario entender qué quieren decirnos los gatos:

Existe la creencia popular, pero por demás errada, que cuando un gato bufa, no es porque quiere molestar. Nada más alejado de la realidad, un gato que bufa no quiere decir que pretenda portarse mal o que haya tomado una actitud grosera, rebelde o salvaje como otras veces suele creerse. Cuando escuchamos el bufido del gato es porque algo no está bien al su alrededor, claro que no se descarta que se trate de un posible instinto de agresividad, pero para que deje de hacerlo lo fundamental es averiguar qué le molesta y comenzar a trabajar desde eso.

  1. Reconocer otras señales de la agresión:

Aunque es cierto que cada gato adopta un comportamiento de manera diferente y muy particularizada, conforme al entorno en donde se desarrolla y demás factores externos como la relación con las personas y otros animales, existen algunas características que casi en todos los casos acompañan al bufido cuando el comportamiento se trata de una señal de agresividad. Estás son:

  • Arañar o golpear con sus patas delanteras.
  • Morder inesperadamente a otros animales o incluso a las personas. Esto último suele ser bastante determinante para desvincular una conducta agresiva de una actitud defensiva.
  • Cuando el gato gruñe, chilla o emite ciertos alaridos.
  • También suele ocurrir que clava los dientes o las garras.
  1. Otros sonidos extraños de los gatos además del bufido:

Ya hemos dicho que saber entender lo que quiere decirnos nuestro felino es primordial, para a través de esto comprenderlos y fortaleces ese vínculo que debe existir con él. Veamos entonces los diferentes sonidos y qué intenta decirnos.

Los gatos necesitan emitir sonidos y hacer ciertos movimientos para así poder comunicarse. Es por ello que siempre debemos recordar que ellos también como todo ser vivo, tienen necesidades y emociones que deben transmitir con aquellos con los que comparte rutinariamente, bien sea manifestaciones de afecto, necesidades físicas, molestias o simplemente deseos de jugar.

Primero vamos a conocer cuáles son esos distintos sonidos que solemos escucharle al felino en casa y que en más de una oportunidad nos causan más que curiosidad, un poco de miedo. Pero, de antemano, podemos decirte que no hay nada grave de qué preocuparse. Los gatos son animales que generan sonidos bastante particulares, normal en los felinos.  Esos sonidos que se escuchan, por tanto, abarcan varios tipos:

 Los Murmullos

Entre estos se pueden contar el ronroneo y ese sonido que hacen con la garganta cuando los tenemos cerca o cuando llegamos a casa luego de un día largo afuera. Estos por lo general, aunque podemos escucharlos, son una clase de sonidos que el gato genera con la boca cerrada y que pretenden comunicar una sensación agradable, de confort y de estar a gusto o contentos.

Por su parte, el ronroneo es una capacidad innata en los gatos, pues incluso lo hacen desde que son pequeños para comunicarse con la madre y esta, también emite el sonido como una especie de conexión con sus mininos en señal de protección. De hecho, los verdaderos amantes de los gatos sabrán que este es un sonido por demás utilizado durante el período de apareamiento o al menos en el inicio de este, lo que pudiese llamarse el cortejo y también en emociones tan lejanas entre ellas como la alegría o el estrés.

Los llamados sonidos forzados

Estos se producen en los momentos en los que el gato se encuentra frente a una situación extraña o de carga emocional bastante elevada. Ellos los emiten con la boca abierta y entre los que podemos mencionar el siseo, bufido y el gruñido, acá una explicación breve del porqué de cada uno

1. Gruñidos:

Las veces en las que un gato gruñe quiere hacernos ver que no está cómodo con algo en absoluto, y es muy posible que si la situación persiste hasta pueda llegar a agredirnos.

2. Siseos:

Los siseos generados cuando el felino está un poco enfadado o porque en efecto ya están empezando a decirnos que se encuentran a la defensiva. Es una forma muy de gato, para decirnos que los dejemos tranquilos, si el caso es que los tenemos en los brazos, o que simplemente nos alejemos y los dejemos solos hasta que cambie de parecer, pues es lo que prefieren en ese momento.

3. Bufidos de los gatos:

Es esto de lo que hemos estado hablando hasta ahora, no es solo el sonido, es toda la actitud que toma el gato al momento de emitirlo y lo que el bufido representa. Como explicamos anteriormente este es emitido cuando el felino se siente un tanto amenazado, y aunque se puede parecer un poco al siseo, es fácil de diferenciar ya que es más fuerte y explosivo. En efecto, se diferencia de los anteriores por el comportamiento descrito anteriormente.

Onomatopeya del bufido del gato

Estos son los que podemos escuchar con regularidad y son emitidos con la boca, como por ejemplo la onomatopeya, que para nosotros es característica de los felinos «miau» o maullidos. Debe conocerse que los gatos normalmente maúllan por necesidad ya sea porque quieren agua o porque quieren comida, claro que estamos hablando de gatos acostumbrados a comer en casa, donde el amo tiene una hora para darles de comer y en el caso de los maullidos normales a largos, con respecto a su duración. Pero ya cuando estos son cortos y repetidos, es posible que se trate de una queja por otras razones, alguna molestia o dolor. En ese caso, resulta oportuno revisarlos y constatar que externamente están bien.
Mininos molestos

¡Recuerda!

Generalmente los gatos no bufan para demostrar alguna especie de dominio o para amenazar a otros animales. Al contrario, bufan cuando se encuentran en una situación que los pone vulnerables, asustados o sienten algún dolor. Sin embargo, aun así, reiteramos que es posible que los gatos bufen por agresividad. De cualquier forma, intentar castigar al gato solo lo alterará más y es probable que aumente los bufidos y termine por ocasionarle problemas mayores a tu mascota.

Deja un comentario